Cuenta tus horas: Beto Borge

El cambio es inminente
Imprimir

El utilísimo ‘Plan B’ y el desmadre estatal

Escrito por Vibora. Publicado en Locales

El Minotauro

El utilísimo ‘Plan B’ y el desmadre estatal

Nicolás Durán de la Sierra.

Los dioses ciegan (con el orgullo)

a los que quieren perder

Plutarco

La importancia de tener un ‘Plan B’ sólo se descubre cuando no se le tiene; tener un proyecto alternativo ha salvado más de una salea y no digamos ya carreras políticas, que el arte de vivir de la ubre pública exige previsión y talento. Bueno, en los más de los casos, no siempre, pues hay quienes tocados por el orgullo o la sandez –hermanas al fin y al cabo-, confían en que la buena fortuna nunca les dará la espalda.

El gran Napoleón Bonaparte lo descubrió en las fangosas landas de Waterloo, en Bélgica, cuando el cretino del mariscal Ney no llegó con los refuerzos de caballería, o cuando… Mas no divaguemos con históricas batallas, pues de lo que aquí se trata de un asunto rupestre. No obstante, aunque en otra ocasión, se dará nota de las idioteces del capitánFrancisco Javier Uriarte en Trafalgar, a bordo del galeón Santísima Trinidad.

¡Es que, caramba, la suerte del navío español, el mayor del mundo en su época, es para indignar a cualquiera! Sin entrar en más detalles, el galeón (cuatro puentes con136 cañones, botado en La Habana) sucumbió y no por Horatio Nelson, no, sino porque el estúpido de su capitán no hizo caso de los partes meteorológicos y lo pescó una tormenta cerca de Cádiz. No sólo no tenía ‘Plan B’, sino tampoco lanchas salvavidas.

El caso es que las huestes priistas de Quintana Roo, como las de Veracruz y Chihuahua -por citar tres de los estados que ya no quisieron tratos con el Cártel Rojo- carecía de un plan alternativo por si perdían las elecciones, lo que pasó, y ahora los desplumados gallones y sus jefazos tesoreros están que ni el sol los calienta. Por el estilo andan los responsables de los bienes públicos de los municipios Cozumel y Solidaridad.

En este contexto, destaca la serenidad y donosura de don Eduardo Espinoza Abuxapqui, el alcalde priista de Othon P. Blanco, que supo navegar las turbias aguas electorales. Unos dicen que salió avante porque Dios protege a los rocanroleros, que él lo fue en sus años mozos, y otros dicen que salió avante porque supo valorar a tiempo el tamaño de la ola de oposición que se le venía encima a Chetumal.

El asunto es que los priistas locales, seguros de su triunfo, no tenían ‘Plan B’ y ahora, bien a bien, no saben qué hacer: que si pervierten la constitución para convertirla en armadura; que ‘si lo mejor es tener un fiscal amigo por si las cosas se ponen peor; que también hay que poner magistrados a modo… En fin, que esto es un sálvese quien pueda, y más ahora que viene con viento en popa la Auditoria Superior de la Federación.

Ah, políticos noveles, debieron valorar el discreto mutis de Emiliano Novelo, titular de la Auditoria Superior del Estado por doce años, quien, viendo el tamaño de la tormenta, optó por irse “por motivos personales”. Si el auditor, que bien conocía todas las castañuelas de gobernadores, cuatro legislaturas y decenas de cuentas municipales, salió por peteneras, ello debió alertar a la cachorrada.

Se anotó castañuelas por triquiñuelas porque el anterior es un párrafo sonoro, que la retirada de don Miliano, que muchos consideraban imposible, no puede darse sin resonancia. ¿Qué no sabrá ese santo varón por cuyas manos pasaron tantos y tantos enjuagues? El maquillador de tantas honras políticas a lo largo del Estado no puede irse así, en silencio, que aun entre malandrines hay estaturas.

Antes de abordar un tema trascendental para Occidente en general y para El Minotauro en específico, se felicita a Javier Zetina González, nuevo auditor superior estatal, quien casi de seguro sabrá retocar las oscuras cuentas públicas pendientes, así como encarar con arrojo los reclamos federales por el sutil desmadre financiero del gobierno saliente. Se le desean muchas toneladas de suerte, porque las va a necesitar.

Como cada bimestre desde hace seis años, está en el horno de la imprenta de Estos Días una edición más de la Gaceta del Pensamiento, la sin par revista. Ello obliga al Señor del Egeo a hacer un alto en el camino y dedicarse con fruición a la lectura de la publicación, que en este número trae una entrevista con Carlos Joaquín González, quien ha sembrado el pánico entre aquellos que no tenían el dichoso ‘Plan B’.

El gobernador electo, en charla con Margarito Molina, se explaya sobre los colosales retos que habrá de encarar, como lo son revitalizar la paupérrima economía del Estado, remendar de menos el deshilachado tejido social y, con base en auditorias, castigar a los autores del saqueo público y dar nuevo vigor al Estado de Derecho en la entidad. Nada menos y nada más. Va a estar muy ocupado los próximos seis años.

En la interviú se da especial acento al aspecto cultural, el que por muchos años estuvo olvidado por el poder estatal. En torno a esta materia, aderezan el texto dos artículos en los que se proponen rutas para reencauzar la cultura estatal. Uno, del poeta Agustín Labrada y el otro, del escritor Mauro Barea, que va por el desarrollo doméstico de la actividad. Uno sustenta al otro y entrambos dan un paisaje prometedor.

El Señor del Mediterráneo y Ariadna, su amante mayor, razón tienen de ser adeptos de la revista, la que en el menú de internacional tiene trabajos del docto Juan Carlos Arriaga, con el caso Brasil; de Francisco Pinzón y las andanzas de Banksy por la sufrida Gaza, y de Alessio Zanier, de la Universidad de Quintana Roo, quien narra la última carga de caballería en los campos de Ucrania en la Segunda Guerra Mundial.

Por su parte, el divulgador científico Juan José Morales habla de la riqueza de nuestros mares, en tanto que el poeta y fotógrafo Raciel Manríquez presenta su portafolio Los juegos de la luna, un fino divertimento con el satélite terrestre. Siguiendo con la plástica se presenta la pintura de Bruno di Maio, artista italiano que exhibirá sus obras en la capital del país e en las ciudades de Mérida, Guadalajara y Monterrey.

Tres grandes plumas engalanan este número. Macarena Huicochea brinda su cuento ‘Interiores’, de gran sensibilidad, en tanto que el notable Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y artistas de Cuba, presenta una selección de su nuevo libro Una botella al mar. El laureado René Avilés Fabila, por su parte, reflexiona en torno d la escritora mexicana ElenaGarro, la “eternamente calumniada”.

En la serie los Cuadernos de la Gaeta, la plaquette que se entrega con cada edición, tenemos De varia invención, del bardo Ramón Iván Suarez Caamal, quien nos lleva por su mundo a veces con una verdadera orfebrería de palabras y, otras tantas nos inquietan con estremecedores versos que se antojan salidos del cementerio: “Hunde tu lápiz/ en uno de tus ojos/ y con esa tinta/ cercana a la luz/ escribe lo que dicta el infierno”.

Así pues, el Héroe y su mayora se encuentran ocupados en fértil lectura, mientras Marilyn Calipigia viaja por el amplio y no tan proceloso mundo de la Internet. ¿Qué tanto busca…? Pues bien a bien, quién sabe. Así como ahora vaga por ser lo más chic de la moda, luego lo hace por los sitios calientes, para terminar en recetas de comida exótica, como aquella en donde se detalla la elaboración de los salbutes (¿?) con “queso de bola”, mare…  

Por lo que hace a Teseo, éste, como se recordará, está en Chetumal, la singular capital de la provincia mexicana llamada Quintana Roo, donde una versión desvalida de Rafael Leónidas Trujillo se dedica a la factura de anécdotas políticas dignas del más acabado carnaval. Por ahora no se puede decir gran cosa de él pues, por el inclemente calor, no abandona el hotel donde se guarece. Nada más salga, se le avisará al lector… Conste.

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates