Cuenta tus horas: Beto Borge

El cambio es inminente
Imprimir

De afeites para Mauricio, loores a Juan José Morales, Benito Taibo y el pubis angelical de Marilyn.

Escrito por Vibora. Publicado en Locales

El Minotauro

De afeites para Mauricio, loores a Juan José Morales, Benito Taibo y el pubis angelical de Marilyn.

Nicolás Durán de la Sierra

Con un abrazo a Arturo Medina

en estos momentos tan difíciles

Luego del viento luctuoso de la pasada semana y aun con la piel calada por el hálito más frío; después de ello y con el ánimo que de seguro alentara a Fray Luis de León al tornar a su cátedra en la Universidad de Salamanca luego de cinco años de ausencia, va la frase del místico español: “El amor verdadero no espera ser invitado…” No, esa no; perdón por el yerro. Aquí la frase en cuestión: “Y como decíamos ayer…”

      Con este vate de origen sefardí, que fue lo que en realidad le trajo la ojeriza de la Santa Inquisición al grado que lo metió un lustro a chirona, sucede lo mismo que con Benito Juárez en cuanto a que como los dos dijeron tantas frases célebres, es fácil confundir las máximas. Ya en la ruta, Santa Teresa de Jesús, por sefardí, tuvo también diferendos graves con la dicha inquisición, pero a ella la recluyeron en un convento.

      Eso de andar confundido es problemático. Véase si no el caso de don Mauricio Góngora, ex alcalde de Solidaridad y ex candidato priista al gobierno estatal, quien anda con el rostro desencajado por las calles de Playa del Carmen por no saber, bien a bien, si las autoridades judiciales lo llaman en calidad de testigo o como acusado del millonario desvío de fondos públicos durante su administración.

      Por si las dudas, dispuso de un par de medidas que, para ser justos, deben ser tenidas como acertadas: una, comprar el tratamiento Difresh Caviar Deluxe –se puede adquirir por internet en Difresh Shop- que es muy efectivo para el cuidado del cutis por sus propiedades hidratantes, y segunda: ir por la vida amparado, aunque bien sabe que sus líos judiciales apenas si han comenzado.

      Cierto es que habrá quienes objeten el orden con que se presentaron las medidas y arguyan que el asunto del amparo judicial es de más peso que el de la crema hidratante, por óptima que fuere, mas dice el adagio que “al mal tiempo, buena cara” y uno no es quién para desoírlo. Otra sería su suerte de haber oído a sus padres: “estudia, hazte hombre de bien, pues si no acabarás de pillo, o peor, de alcalde”.

      Otro imputado -al que se imputa, no el que está enojado- es Juan Pablo Guillermo Molina, al que sus cofrades llaman “Juanpi” y sus víctimas pillo. Fue secretario de Finanzas y Planeación en el último tramo del gobierno de Roberto Borge Angulo y, se asegura, es quien sigue en la lista de acusados de la PGR. Debe ser un santo varón, sin duda, ya que no hay semana en la que no se le descubran “milagritos”.

      Sobra decir que su capo Borge Angulo, no está como para ayudar a nadie, pues tiene problemas gordos de carácter inmobiliario tras de que la PGR incautara 25 lotes con valor catastral por cinco mil millones de pesos que fueron vendidos de manera ilegal en su disque gestión, como el predio de un millón 630 mil metros en Akumal, a 65 pesos metro cuadrado siendo que el costo real es muchas veces superior.

      Como de seguro ha de recordar el lector masoquista, dos meses antes de finalizar el sexenio el Instituto del Patrimonio Inmobiliario de la Administración Pública vendió el predio al hotelero Pablo Piñero, dueño del Grupo Bahía Príncipe, en la bicoca de 107 millones de pesos, una nadería en el mercado inmobiliario. Tal fue la cantidad oficial, pero se dice que “por fuera” el empresario español pagó una suma igual.

      Ahora resulta, se comenta en los corrillos empresariales, que el honesto hotelero quiere que le devuelvan el dinero que pagó (el abierto y el otro) o montará un escándalo tal que se oirá hasta en la Plaza Mayor de Madrid, la que dicho sea de paso, no es muy mayor, sino apenas como del tamaño de la Alameda de la Ciudad de México. El lío que se avecina será de órdago, por lo que “Betito” va a estar muy ocupado.

      Mas por andar en perifollos de la prosa parda, se dejó en suspenso el asunto que iniciaría luego de “Y como decíamos ayer…”  Pero alto, que una lectora interrumpe y no es cosa de ser groseros: “Que le digan al Mau que, después de lavarse la carita, se ponga todas las noches una pomada de aceite de oliva y yema de huevo, y ya no se le fruncirá el cutis…” El paréntesis que dicta la urbanidad termina aquí.

      Vamos a lo anunciado: en el dédalo se apresta la selecta troupe a recibir a Benito Taibo, una de las mejores plumas de México, quien junto con Alberto Ruy Sánchez, autor de El quinteto de Mogador, son tenidos como los escritores que más saben del manejo del español; su prosa es clara y su sintaxis perfecta, dice una nota de la Real Academia de la Lengua que ya comenzó a aceptar que se habla mejor aquí que allá.

      ¡Qué gusto le daría leer esto a don Raúl Prieto, el famoso Nikito Nipongo, docto lingüista que se pasó años tildando de “momias” a los académicos hispanos y de “mamotretos” a sus diccionarios! Claro, lo divertido no era que se los dijera, sino que se los comprobaba. Esta la anécdota esa de que la RAE toda tullida, definía al pene sólo como “apéndice varonil…”. Basta, que en estos divertimentos se nos va la columna.

      El desencuentro entre Marilyn Calipigia y El Minotauro, estriba en que la cubana, alegando lo positivo de la educación popular, quiere que el escritor de una conferencia pública en Puerto Heraklion, en tanto que el Héroe sostiene que ello es insensato, ya que si el pueblo se cultiva luego no habrá quien barra los aposentos ni tienda los caminos o recoja la basura.        -“¡Es así como caen la civilizaciones…!” enfatiza.

      Desde luego que la postura del Señor del Mediterráneo es por demás discutible, pues dada la explosión demográfica, el servicio nunca ha de faltar, pero además la discusión no tiene sentido pues Don Benito no está dispuesto a dar conferencia alguna y sólo va a “beber algunas copas de vino con su amigo del Egeo y, si acaso, gozar de algunas pocas viandas, aunque no muchas porque el estómago no perdona”.

      Benito es de muy buen yantar, tal como lo fuera su padre Paco Ignacio Taibo, de quien no sólo heredó el gusto por la literatura sino también por la gastronomía. Ha publicado Vivos y suicidasRecetas para el desastreDe la función social de las gitanasPolvo y Persona normal, obra que llega a su decimo primera reimpresión y que es un verdadero manjar para los que gustan de las buenas letras.

      Está en Creta, como se dijo, para beber algunos vinos con el Héroe, quien insiste en que figure en la serie Cuadernos de la Gaceta, colección editorial de El Escriba. Para obtener su participación, el Héroe apostó a que su fabada era mejor que la preparara el padre del invitado, lo que no es reto menor ya que éste escribió el Breviario de la fabada, donde se consigna la receta original de tan añejo y sabroso platillo asturiano.

      De no triunfar el Icono del Egeo, que es punto menos que imposible, el escritor nacido en 1960 en la Colonia Tacubaya, en la Ciudad de México, podrá optar por una noche de amor desenfrenado con la ninfa que guste –salvo con Ariadna, que anda jetona desde que su rizado púbico le quedó fatal- o un par de barriles de vino mezclado con ambrosía, que es licor que no deja resaca y hasta cura males del alma.

      “Dada la largueza de Asterión –nombre real del Héroe, si bien pocos tienen la confianza para llamarlo así- es posible que me lleve los dos premios”, piensa Benito, en tanto que el de Creta, sonríe con solapada picardía: “quiero ver su rostro- se dice- cuando Marilyn, ataviada solo con los risos de su angelical pubis, le sirva el plato de fabada; al pobre hasta el paladar se le va a extraviar…”.

      Mientras ambos se piensan ganadores, se aplaude aquí la iniciativa de Eduardo Martínez Arcila, presidente de la Gran Comisión de la XV Legislatura, para organizar en próxima fecha una ceremonia luctuosa en honor del periodista Juan José Morales Barbosa. Los preparativos están a cargo de la sensible y profesional Neslhie Silva, titular de comunicación social del congreso en el norte de Quintana Roo.

      Antes de concluir se avisa que, uno, el desenlace de la singular competición se dará en la próxima entrega pues el espacio de la columna es finito y, dos, lo del pubis angelical de la cubana no alude a la gran novela del mismo nombre de Manuel Puig. Ana, la heroína literaria, y Marilyn no tiene nada en común. Para la primera el sexo era una fiestecilla, para la otra, un carnaval con juegos de pirotecnia.

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates