Cuenta tus horas: Beto Borge

El cambio es inminente
Imprimir

Respuestas a Denise Dresser (y a los que no creen)

Escrito por Vibora. Publicado en Nacional

Respuestas a Denise Dresser (y a los que no creen)

Por Hugo Garciamarín Hernández

@HugoGarciamarin
ddresserAMLO2017

Denise Dresser desarrolló recientemente 11 preguntas en Reforma sobre el proyecto de Andrés Manuel López Obrador —descrito en su último libro—, con el afán, según sus palabras, de debatir y obtener respuestas para “los que no creen en candidaturas inevitables” (https://goo.gl/LasIui). Pues bien, aunque son preguntas para AMLO, yo le tomo la palabra del debate y me dirijo usted para responderle como politólogo convencido de que detrás de ese proyecto se puede construir un nuevo régimen en México.

1. Sobre el proyecto económico

Usted tiene miedo de que AMLO desarrolle una política económica “lopezportillista”. El planteamiento lopezobradorista es generar un desarrollo regional en el que puedan converger la inversión pública y privada (pág.179). La idea es muy sencilla: hay un déficit de infraestructura y una baja tasa de inversión pública que ha frenado el crecimiento económico del país durante 30 años (si no hay buena electricidad, transporte y comunicaciones, hay menos inversión privada y hasta disminuyen los salarios), por lo que se propone, siempre bajo un enfoque de desarrollo sustentable, aumentar la inversión pública para incentivar la inversión privada. Como ejemplo se pone “el capital semilla”, que se hizo en la Ciudad de México durante la jefatura de gobierno de AMLO, en donde “por cada peso que invirtió el gobierno, el sector privado invirtió 23 pesos” (pág.179). ¿Eso es un estatismo irresponsable? Además, por si esto no le convence, le recuerdo que economistas como Gerardo Esquivel están trabajando en el proyecto de transformación. Así que estamos en buenas manos.

2. Sobre la justicia

En cuanto a su preocupación por la “amnistía anticipada”, el planteamiento es muy claro: no se trata de perseguir a nadie por su forma de pensar o por el trabajo que realice o haya realizado, siempre y cuando se ajuste a la nueva legalidad: “se podrán hacer negocios, pero no habrá influyentismo, corrupción e impunidad” (pág.103). ¿Qué es eso? El famoso Estado de derecho que pregonan las élites pero que está ausente hoy día. Nada más.

3. Sobre la democracia

Usted ha expresado su preocupación de que con el triunfo de AMLO haya una “des-democratización peor a la actual”. Aunque de entrada es difícil pensar en “algo peor” que lo que vivimos hoy día, le comento: el lopezobradorismo pone en la arena del debate público la transición democrática, aunque no lo mencione textualmente; con el “cambio que no llegó del 2000” se transitó realmente a un autoritarismo disfrazado de pluralidad en el que las instituciones democráticas están al servicio de las élites y no de la gente.

La transición que nos prometieron está en apariencia, pero en la realidad ha estado ausente. Esto tendrá que ser diferente con lo que el lopezobradorismo llama el cambio verdadero o la “cuarta transformación de México”: respeto absoluto a la libre manifestación de las ideas y a la autonomía de los poderes Legislativo y Judicial, no más compra de votos y lealtades, no más propaganda gubernamental tendenciosa ni demagógica en los medios de comunicación, independencia de las autoridades electorales y la desaparición de las trampas y el fraude (pág.116). ¿Qué más democracia que eso?

4. Sus dudas acerca de si el gobierno será buen administrador

Ahora, respecto a su pregunta de “¿cómo asegurar que el Estado sea menos rapaz y mejor administrador, si venimos de décadas en las cuales no lo fue?”, sólo queda decir que pagan justos por pecadores; su cuestionamiento no se basa en algún postulado de AMLO ni en su gestión como jefe de gobierno sino en su mera desconfianza hacia él. Las propuestas de administración están en todo el proyecto y esa pregunta bien podría hacérsele a su compañero Emilio Álvarez Icaza. O qué, ¿quién me asegura que él sí administrará bien y no como todos los gobiernos anteriores? ¿Ve cómo es tramposona su pregunta?

5. Sobre la libertad de prensa

En la pregunta sobre la libertad de prensa sigue jugando de manera tramposa. Supone que la crítica de AMLO a columnistas chayoteros o con enfoques contrarios a su opinión, derivará en persecución de periodistas y medios. Casi casi como diciendo: ¿me va a perseguir a mí? En el proyecto que leyó usted dice textualmente que habrá “absoluta libertad de expresión y no se tolerará ni promoverá la censura abierta o encubierta de los medios y de los comunicadores” (pág.116). El gobierno actual no se queja de las notas periodísticas pero periodistas mueren asesinados por ejercer su profesión y se cancelan programas como el de su amiga Carmen Aristegui.

6. Sobre el lenguaje de AMLO

Con todo respeto, creo que cuando usted preguntó esto se andaba quedando sin ideas. ¿Realmente le preocupa cómo reconcilia AMLO su creencia en amor al prójimo, con “insultos” como “puercos, cochinos, marranos, cerdos… eso es lo que son”? Supongo que el líder de Morena lo puede hacer de la misma forma en que los católicos reconcilian su amor y respeto a Dios con su grito “me cago en la virgen” cuando se pegan en el dedo chiquito del pie. Pero quién sabe.

7. Sobre los corruptos

Está claro el actuar del lopezobradorismo: como todos los casos que enlistó, si alguien “miente, engaña y traiciona al pueblo” y es sorprendido en casos de corrupción, se le expulsará de Morena (revisar los estatutos del partido) y se le juzgará conforme a la ley. ¿Acaso los casos Bejarano y Ahumada fueron escondidos y no se les juzgó?

8. Sobre la corrupción y las finanzas públicas

Es verdad que el planteamiento lopezobradorista se basa fundamentalmente en la lucha contra la corrupción, pero, aunque usted no lo menciona, también en la austeridad republicana y la disminución de sueldos de la alta burocracia. En el proyecto hay un presupuesto en el que se establece para qué alcanza si se corta el filtro de la corrupción y se gobierna con austeridad. Sin embargo, con la gente que se ha ido sumando al proyecto también se está debatiendo sobre el pacto fiscal. Es poco probable que eso escape al equipo comandado por personas como Urzúa o Esquivel.

9. Sobre la participación en puestos públicos

Su preocupación sobre si realmente ocuparán puestos públicos aquellos que no tengan antecedentes de enriquecimiento ilícito, se enlaza con la respuesta 7. Toda persona es inocente hasta que se pruebe lo contrario, pero si se demuestra que alguien se enriqueció ilícitamente, no podría permanecer en Morena y se le tendría que juzgar conforme a la ley. Hasta el momento no ha habido alguien a quien se le haya comprobado algún tipo de falta “dudosa” —como diría usted— que no haya tenido que enfrentar las consecuencias. Tal cual.

10. Acerca del ejército y la Ley de Seguridad Interior

Aquí de nuevo vuelve a la trampa. ¿Por qué decir que “el Ejército y la Marina se sumarán al esfuerzo de la seguridad pública” significaría que AMLO está de acuerdo con la Ley de Seguridad Interior que proponen PRI y PAN y “que le otorga más poder a las Fuerzas Armadas y su permanencia en las calles”? En el planteamiento lopezobradorista está claro que el ejército, pueblo uniformado, no debe reprimir al pueblo y que la estrategia de la “guerra contra el narcotráfico” sólo ha fracasado. El resto es invento suyo.

11. Del reiterado temor de la persecución a personas que piensan diferente

Esta pregunta se vincula con la respuesta 5, pero va de nuevo. Llamar provocador a alguien no significa que se le esté censurando. Es una opinión sobre un cuestionamiento, con la que se puede estar o no de acuerdo, pero que de ninguna forma es represión. ¿De dónde saca eso? Si usted contestara este escrito con un tuit en el que dijera “este chavo es un provocador”, ¿significaría que me está censurando?Ahora, ¿por qué negarse a una entrevista con “gente crítica” es no ser un demócrata? Hasta donde sé, toda persona es libre de decidir si acepta o no una entrevista. Usted, que en cierto momento también manifestó su intención de competir por la presidencia, por ejemplo, ha dejado sin respuesta críticas sólidas y relevantes que se le han hecho en diversos medios. Ha rechazado interactuar con quien no le parece, y está totalmente en su derecho.

Espero haber aportado al debate que busca. Para finalizar, me gustaría hacerle una pregunta “como alguien que quiere un cambio”: si en 2018 la contienda final estuviera entre PRI o PAN y Morena, ¿qué haría? ¿Votaría por Ahora (si junta las firmas) aunque no tuviese posibilidad de ganar? ¿Llamaría a anular el voto? ¿Apostaría por AMLO para la transformación de México? Sería bueno saberlo.

* Politólogo. Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates