Cuenta tus horas: Beto Borge

El cambio es inminente
Imprimir

Misoginia en la CMIC

Publicado en Viborianus

Ahora, para esta ocasión, aprovecharemos las tropelías del gerente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), con esa información abordaremos esta columnilla, ojalá y el espacio dé para poder abordar todo lo tolerado al personaje, en cuestión, en el espacio de los constructores afiliados. ¿Por qué ese gremio solapa las conductas misóginas de su gerente? ¿Por qué permite esa Cámara atropellos contra el género femenino en sus relaciones laborales? ¿Dónde queda o está (n) el o los organismo (s) que lucha por la equidad de género?

Tal pareciera, que la lucha por las mujeres es una moda política y no un verdadero compromiso para armonizar a nuestra sociedad. ¿Por qué permiten estos organismos la conculcación de los derechos a la igualdad entre mujeres y hombres? La igualdad debiéramos concebirla y confeccionarla no sólo desde el interés público, sino también desde el ámbito de la utilidad social. ¿Por qué no promover el empoderamiento de las mujeres? ¿No estamos preparados para competir en igualdad de condiciones?

La intimidación y el terrorismo que un hombre ejerce sobre una mujer, es desde luego, una conducta agresiva, podemos decir enfermiza, en sí es violencia; sobre todo cuando está se da o se permite en las relaciones laborales. Son comportamientos recurrentes, basados en una relación de poder desigual. La violencia que los hombres ejercen sobre su compañeras de trabajo, puede adoptar muy diversas formas, generalmente comienza de modo insidioso, por lo que con frecuencia resulta difícil de reconocer, incluso por la propia mujer.

El practicante de la misoginia, es obvio tiene nombre, Carlos Eliezer Tello Moguel, llegó a la CMIC, de la mano de Roger Espinoza Rodríguez, aquel a quien, en asamblea general, le rechazaron los estados financieros de los casi siete meses al frente de esa Cámara, por diversas irregularidades en gastos administrativos y en la administración de los recursos para el edificio de CMIC en Playa del Carmen, las irregularidades financieras casi alcanzan los tres millones de pesos, según consta en los resultados de la auditoría practicada por empresa independiente.

Ahora, su responsabilidad no es la de coadyuvar en la administración de la actual presidencia de CMIC, por el contrario… transgrede contra el mismo organismo, mejor conocido en la jerga militar como “fuego amigo” (expresión de uso cuando los disparos provienen de miembros del mismo bando). Los mismos miembros afiliados conocen de sus deslealtades y traiciones a la CMIC, pues graba las reuniones internas, para luego filtrarlas a sus allegados, ex-directivos y hasta a ciertas publicaciones, aunque con su carita de Maricruz Olivier, simula desconocer al intrigante infiel. ¡Amuuu!

Trasciende de las tertulias, entre los mismos afiliados a la CMIC, del encargo legal para interponer una denuncia por el delito de encubrimiento, pues en lugar de cumplir con las tareas y encomiendas del organismo, sólo se ha dedicado a encubrir las facturas apócrifas de Nicolás Gómez Ake y de Roger Espinoza Rodríguez, tan sólo esas maléficas administraciones, pues nadie puede lanzar alguna piedra. ¡Nadie está libre de pecado! Vale recordad la definición legal de encubrimiento: Crimen o delito, consistente en conservar a sabiendas objetos provenientes de una infracción, o en sustraer a la justicia personas responsables de una infracción.

Pero, no tan sólo encubre a estos dos ex-directivos, sino también, al parecer, ellos se han apropiado de una cantidad en efectivo equivalente a los 150 mil pesos, cantidad por la cual acusan a una empleada de esa administración de CMIC. Existe en poder de viborianus copia del documento de recepción de esa cantidad firmado por Víctor Manuel Palomo Góngora, gerente anterior al misógino Carlos Eliezer Tello. ¿Qué complicidades une y reúne a estos dos personajes, Gerente y ex-gerente en contra de Ojeda Calderón? ¿Dónde quedó la lana? ¿Qué perversidades prevalecen detrás de la acusación contra el subgerente?

Es correcto precisar, quizá para contextualizar a nuestros lectores, estos dos personajes no tienen ni vergüenza para reunirse en las mismas instalaciones de la CMIC, para desde allí realizar llamadas e invitar a cómplices o camarillas, para que asistan con el ministerio público, garante del caso, para acompañar sus declaraciones en contra de la subgerente Magdalena Ojeda Calderón.

Además, la investigación que realiza el ministerio público (Juan Barrera), se presume con formalidad, contiene muchas irregularidades de procedimiento, al grado de asistir a la oficina del gerente Carlos Eliezer Tello, con los expedientes del caso, para el seguimiento y traza respectiva, ¿habíase visto tal condescendencia por parte de la procuración de justicia? Ahora el MP asiste para complementar los expedientes de los promoventes de la querella a las instalaciones del quejoso. No parece correcto, ni ético, mucho menos legal, ¿será la nueva forma de impartir justicia? El espacio se agota, dejamos para la semana la siguiente parte.

PD.- De la igualdad de habilidades surge la igualdad de esperanzas en el logro de nuestros fines. Thomas Hobbes (1588-1679), filósofo inglés.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. Twitter:@viborianus www.viborianus.com

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates