Seducir con falsedad

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

Seducir con falsedad

Pinocho2018

En la soberbia periodística –existe y es real-, nos encumbramos al ocuparnos de la verdad, como si fuera el primordial propósito y hasta presumimos de ella. Pero, olvidamos la falsedad, sobre todo cuando esta se presume como si fuera cierta. En menor cuantía vemos trabajos periodísticos con relación a lo falso, simulado, imaginario, esa hipocresía implícita en los mensajes de quienes buscan credibilidad y recurren a lo falso como maniobra de seducción. Este fenómeno está presente en temporada electoral. Otto von Bismark (1815-1898), Político alemán, nos dejó como herencia una preciosa perla: “Nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y después de la cacería”.

Estamos siendo testigos de una amplia cauda de falsedades, sí, de una gran cola de mentiras, las que nos envían a ciudadanos y a la población en general. Estas revisten, al menos a los aspirantes, de un perfil de mentiroso, con promesas lejos de su cumplimiento, en ocasiones tan inverosímiles; pero, eso sí, pronunciadas con tal confianza y cordialidad que hasta impresiona la seguridad de su pronunciamiento. Como si fueran a cumplirse. Lamentablemente aún existen ciudadanos inocentes que se niegan a comprender la realidad. La mentira los ha seducido, a tal grado, de que a pesar de que su bienestar social y económico no es el conveniente, prefieren la mentira de nuevo.

¿Cuántas veces no hemos escuchado decir?, ¿cuántas veces hemos pronunciado estas palabras?... con dolor, con molestia, en reclamo con algún familiar, con compañeros de afecto, con amigos: “no soporto que me mienta, no aguanto que no se muestre tal cual es”. ¿Cuántas veces nos van a seguir mintiendo? ¡Y no aprendemos! Seguimos permitiendo hasta su compañía de estos personajes que bien integrarían un elenco para el elogio de la mentira. Qué tanta mentira somos capaces de asimilar, de recibir y permitir, de convivir con ella. Muchas promesas iremos escuchando, sin embargo, nunca nos dirán como las van a realizar. ¡Más compromisos incumplidos! ¡Más pobreza! ¡Más corrupción! ¡Más violencia! ¡Más desaparecidos! ¡Más sangre derramada!

De la mentira no es una novedad su prestigiada reputación, pende sobre ella lo más maléfico y diabólico. Una pregunta puede ayudar a la comprensión de la mentira: ¿quién resiste la mentira intima de su pareja? Como docente o padre: ¿Quién tutela, protege o ampara la mentira del discípulo o del hijo? Pero hay, sí lo hay, -nos consta- quienes les ven virtudes a los políticos mentirosos. No es un chascarrillo, es en serio, hay quienes si defienden las mentiras de esos personajes repudiados por muchísimos ciudadanos. Debe tener otra valoración ese patrocinio. Claro, cuando te sorprende la pareja asumes una actitud reparadora y conciliadora con el compromiso de una mayor dosis de verdad. Pero cuando un político te miente, y te vuelve a mentir, ¿cómo reparar el daño? Hay quienes se comprometen con una mayor transparencia, pero al final ni la cumplen ni la organizan profesionalmente. ¡Otra mentira!

Las encuestas, son otro de los instrumentos muy recurridos en estos tiempos electorales, para mandar mentiras a la población, a los posibles votantes. Allí, quien va detrás, pero tiene la delantera en los recursos, va incidiendo de manera paulatina en los momentos de presentar los resultados, modificándolos uno a uno a su favor hasta justificar el conocido empate técnico. Por igual, el prestigio de las tradicionales empresas encuestadoras anda en la incredulidad, ya son muy castos quienes todavía creen en estos instrumentos de medición. En el abuso de la mentira llega a ser tan evidente que no se necesita de alguna demostración.

En estas degustaciones de la polarización política, vemos cosas tan irónicas, con cantidad de humor que raya fuera de la normalidad, desde las vinculaciones extranjeras, con países y liderazgos políticos muy disparejo al nuestro, como Rusia, Cuba, Venezuela, hasta con seres de otro planeta, mientras desde el poder ocultan el entrometimiento de los EE.UU., su principal socio. Obviamente, la denominada “guerra sucia” entre los aspirantes políticos tampoco resulta una novedad, es casi tradicional, y no sólo sucede para el contexto presidencial, en las entidades acontece por igual. Siempre ocurre que los de abajo les tiran a los frutos del árbol, con la plena intención de desajustarlo, el desacreditar la ventaja del probable líder en la competencia.

Como ciudadanos, como potenciales electores, debemos exigir a quienes pronuncian ese injerencismo que nos ofrezcan pruebas bien argumentadas, sólidas, para probar su temeraria aseveración o en caso contrario callarse. La ranfla y sarta de mentiras y falsedades no beneficia a nadie. Por el contrario, no sólo se daña a la democracia mexicana, con todos sus defectos y virtudes, sino se daña a México, pero a la vez surte el efecto boomerang, pues desacredita a los políticos y a la política. Acaso no podemos realizar un proceso electoral menos polarizado, más creíble, menos pernicioso, más civilizado. Esta época electoral, con excesiva vanidad, le hemos denominado competencia entre civiles. Porque el acudir a las mentiras para seducir al electorado no es digno de personas civilizadas. Para muchos ciudadanos, todavía resulta grandiosa y conmovedora la presencia de la bondad humana por encima de la ferocidad y violencia.

PD.- “Hay tres clases de mentiras: La mentira, la maldita mentira y las estadísticas”. Mark Twain (1835-1910) Escritor y periodista estadounidense.

PD.- Prosigue el éxtasis con el placentero sabor de la venganza. La mugrienta impartición de justicia, ahora detuvo a Gabriel Mendicuti Loría, acusado del desempeño irregular de la función pública. ¿Qué intentaran escarbarle, hurgarle, para luego dejarlo en libertad? La sanción permite su libertad bajo fianza.

PD.- El caso CHIH evidencia hasta donde será capaz de llegar el gobierno de @EPN para mantener el #PactoDeImpunidad; la pretensión de la @FEPADE_Mex de atraer los procesos judiciales vs corrupción de César Duarte sólo se podría lograr pisoteando la ley y en el cinismo total: Javier Corral Jurado.

www.facebook.com/viborianuscolumna

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@viborianus   

www.viborianus.com

ImprimirEmail

Apertura de cuenta bet365.es