Asociación delictuosa

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

Asociación delictuosa

vinculosPRI2018

A lo largo de nuestra vida vamos realizando diferentes tipos y formas de vínculos, quizá millones, gracias a las observaciones de la cotidianidad, de las experiencias por los lugares que visitamos, de las conductas de los individuos que conocemos y de lo que vamos aprendiendo en esta vida. Pocos podemos negar la relación entre las flores y la primavera; entre determinado sonido musical y el primer encuentro amoroso. Estas son dos posibles relaciones, pero pueden ser infinitas las relaciones entre hechos, lugares, personajes y épocas, cada ser vivo las construye libre y espontáneamente, algunas de las veces sin forzarlas o evitarlas.

Ahora, en las campañas electorales, llamadas eufemísticamente precampaña, no sabemos si precisarlo de manera cómica o grosera, pero revela la permisividad de los órganos electorales para partidos y contendientes. El ciudadano, quien costea esas campañas, porque es dinero público, viene siendo la única víctima del engaño. A esta campaña para la competencia en urnas, el 1 de julio, los aspirantes de diferentes coaliciones ya no partidos, emergen con grandes y graves vínculos, relaciones, lazos, a veces tan intrínsecos difícil de desasociar, de separar, no solamente para esos tercos aspirantes sino para los mismos ciudadanos, quienes tendrán el factor de decisión en la boleta.

Ahora el ciudadano se encuentra en una disyuntiva, difícil de resolver, pues todos tienen antecedentes tan nocivos, desfavorables y perniciosos. Es curioso como maléfico encontrarnos con algunos de ellos hasta con el antecedente de presidiario. Allí nos demuestran las mismas coaliciones su agotamiento, su evidente y pulcro interés por el poder que él de diseñar una estrategia de formación de cuadros políticos, que pudieran ir poco a poco renovando a los miembros con antecedentes no ad hoc, apropiados pues. Una verdadera lástima estas competencias políticas.

Al igual nos encontramos con los naturales aspirantes de la coalición en el poder PAN y PRD, con la peor inexperiencia –históricamente- en una administración de gobierno, que no ha ofrecido resultados para el bienestar social. Y si los hubiere, quizá fueron distribuidos entre amigos y familiares de esa coalición; porque los ciudadanos aún resienten los despidos masivos, el acoso laboral presente aún en las oficinas burocráticas, el desdén cuando no, desprecio por los recursos humanos quintanarroenses. Nunca antes una administración había importado tantos asociados para funciones burocráticas en Quintana Roo como ha sucedido ahora. Pero, con ese cinismo van a la contienda, hasta peleando entre ellos por una posición y cancelándoles las oportunidades para otros miembros de la misma coalición, en esa encarnizada lucha parecida a caníbales.

Todavía este 27 del mes de enero, la portada del periódico de la Ciudad de México, Reforma, traía como cabeza de nota, la peor debacle en cuestiones de Seguridad Publica: Castiga violencia a Gobiernos nuevos. “Quintana Roo encabeza las entidades que han registrado crecimiento en sus tasas de homicidio doloso”. Por qué solamente en medios de otra región podemos encontrar estas noticias con realidad alarmante. ¿A qué estamos expuestos los ciudadanos? Conste la información es con datos de los denominados oficiales. Con esos datos, ahora, los quintanarroenses estamos más inseguros que en otros periodos políticos.

Y con todos estos desfiguros persisten en el atrevimiento para abandonar los cargos o responsabilidades e ir por otro puesto político. Allí, los ciudadanos observan las mentiras, los engaños, porque ellos si están conscientes de la realidad cruda y desagradable. Con qué cinismo o desvergüenza puede un aspirante de la coalición que sea a pedir el voto a los ciudadanos, sí no tiene calidad ni autoridad moral, ni ha cumplido con resultados ciudadanos muchos menos los institucionales. ¿Con qué congruencia política?

En Quintana Roo surge el momento más inferior -políticamente hablando- con el cual se presenta la competencia electoral de 2018. Quizá los ciudadanos decidan por escoger al menos malo. En la coalición de los priistas, al igual sucede, con decirles que el mismo desagradable de Raymundo King, ha registrado su intención de participar en la contienda para representar a los quintanarroenses. ¡Vaya osadía! Ha degradado a los priistas a lo peor de la política, porque a pesar de todas sus tropelías y corruptelas, dentro de ese núcleo de partidarios hay gente valiosa y de honorabilidad administrativa.

Las redes sociales nos ofrecen una mejor visión política y de los políticos que cualquier otro medio de los tradicionales, con algunas salvedades tenga su cuidado por desde el mismo poder del gobierno intentan desacreditar esta poderosa herramienta de los ciudadanos, de la población. Allí en las redes nos leemos mejor, allí usted encontrará la mejor aproximación a la verdad, no sólo de la política sino del acontecer ciudadano y social. Allí encontrará los vínculos y relaciones con la corrupción de todos los aspirantes. Por eso no les gusta a los hombres de la “mafia del poder” el potencial de las redes sociales. Feliz inicio de semana.

PD. “La diferencia entre una democracia y una dictadura consiste en que en la democracia puedes votar antes de obedecer las órdenes”. Charles Bukowski 8!920-1994) escritor y poeta nacido en Alemania.

www.facebook.com/viborianuscolumna

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@viborianus   

www.viborianus.com

ImprimirEmail

Apertura de cuenta bet365.es