“Warning” = violencia criminal

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

“Warning” = violencia criminal

POLICIASPLAYAMED2018

En los últimos cuatro meses la violencia en nuestro país ha generado, al menos, nueve alertas (warning), para los viajeros de igual número de países. Los ministerios de relaciones exteriores asumen esa responsabilidad, al advertir a sus ciudadanos, de los posibles riesgos al visitar nuestro país. Listan los destinos con mayor peligro y emiten sugerencias para sus connacionales, entre esos destinos figura Quintana Roo, por su apreciable y contrastante belleza. Por ahora el “warning”, de varias naciones, es por el enigma y/o sigilo de las explosiones en Barcos Caribe. Ayer, se sumó Canadá, sobre todo precisando la ruta Cozumel-Playa del Carmen.

¿Por qué nuestro país –por ejemplo- no nos advierte de los riesgos de viajar a los Estados Unidos? Pudiera ser también a otras naciones. Por señalar un destino preferente entre los viajeros mexicanos. Algo así, como evitar los espacios estudiantiles en momentos de escolaridad. ¿Será que no merecemos -los mexicanos- esa atención de parte de la Secretaria de Relaciones Exteriores, de nuestras autoridades, para quienes realizan viajes al extranjero? Pensamos… a veces ni somos del interés de las autoridades mexicanas como para advertirnos de los posibles riesgos en nuestros viajes. Bueno ni en las carreteras nos advierten de los baches y hoyancos; de las reparaciones.

Claro que son altos los niveles de la violencia criminal en nuestro país, toda esta actividad delictiva muy asociada al tráfico de drogas y ala delincuencia organizada política de México, como la ha bautizado Don Edgardo Buscaglia. La permisividad de esta violencia desde luego que está asociada a la política, a sus gobernantes, esas fechorías no podrían sobrevivir de otra manera. “El corazón de la delincuencia” no son los narcos, sino los políticos. Pregúntese… ¿por qué los altos niveles de impunidad en Quintana Roo y en la nación? En mi pueblo dicen: “La misma vaca nomás que revolcada”.

Apenas en diciembre pasado el portal periodístico de lasillarota.com, tituló el reportaje de Alejandra Galicia, “Quintana Roo, el nuevo paraíso del crimen”, allí puntea los incrementos de los homicidios dolosos: “tan solo un mes de que termine 2017, Quintana Roo figuró como uno de los más violentos principalmente en robo a negocios, homicidios y violaciones, además de ataques que marcaron precedentes en materia de violencia en destinos turísticos como Cancún y Playa del Carmen, con balaceras en centros nocturnos y ataques armados a instituciones de gobierno como la Vicefiscalía de la zona norte”.

Cómo afirmar de una supuesta seguridad en el transito naviero de Quintana Roo, si las principales empresas de cruceros internacionales, con destino en Cozumel, las cuales utilizan a las navieras locales, para cruzar a sus clientes, para los concertados destinos de Chichen Itza, Coba, Tulum y anexos; y que requieren de los barcos entre Cozumel y Playa del Carmen, han cancelado temporalmente esos servicios. Las advertencias, de sus embajadas y oficinas de relaciones exteriores, son muy serias y procuran seguridad para sus connacionales, como muchas naciones ya lo han hecho. Debemos felicitar esa excelente costumbre de proteger a sus conciudadanos en el mundo, ¿por qué no lo hacen las autoridades mexicanas?

¿Por qué las instituciones mexicanas mantienen en el abandono a su población?, han abandonado al empresariado de los centros turísticos y a muchos otros sectores productivos en aras de armonizar con los cuerpos delictivos. ¿Cuál es la diferencia entre un delincuente asociado al narcotráfico y un político? En verdad que resulta difícil desmarañar esa dualidad, ¿cómo explicarles a los hijos desheredados de la muerte de su padre a expensas de la delincuencia? ¿Por qué esa debilidad o complicidad de los políticos se traslada como una impotencia e inutilidad institucional?

¿Por qué las autoridades nacionales y estatales no advierten a sus connacionales, a nuestros paisanos, de los riesgos al usar los ferris entre Playa del Carmen y Cozumel? No se vale ese abandono, esa desinformación, nos parece negligencia de muchas autoridades, la tardanza en la toma de medidas preventivas para los quintanarroenses. ¿Será difícil destapar el misterio? Quizá están esperando una experiencia con mayor número de víctimas u otra grave tragedia desoladora, para entonces emitir información tutelar. ¿Por qué no explican, a más de una semana del acto terrorista, quienes fueron los depositarios de los explosivos? Nadie en estos ámbitos urbanos tiene la capacidad para el manejo de explosivos, no creemos haya sido cualquier pelangoche, entonces por qué no dilucidar los propósitos de este atentado extremista. Los daños turísticos proseguirán en la misma proporción de la dilación de la respuesta oficial por el atentado.

Viborita:¿Y dónde estaba la policía? ¿Y la seguridad pública? Los sicarios entraron anoche al hospital Playamed para ejecutar a una dama y a Alfonso Enrique “El Poncho”, líder del Cártel del Golfo, convaleciente desde hace casi un año (Av. nader Supermanzana 2, manzana 1, lote 13, 2, 77500 Cancún, Q.R.). ¡Ayer domingo fueron cuatro los ejecutados en Cancún! ¡Tremenda ineptitud!

PD.- ¿Por qué seguir erosionando a las instituciones que encarnan la autoridad en México y Quintana Roo?

PD.- ¿Cómo dejar de ser humano ante la cantidad de tragedia, cómo olvidarse del sarcasmo ante tanta permisividad para la violencia?, no podemos dejar de ser impecablemente críticos ante la parsimonia y la frialdad en la responsabilidad.

www.facebook.com/viborianuscolumna

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@viborianus   

www.viborianus.com

ImprimirEmail

Apertura de cuenta bet365.es