Cuenta tus horas: Beto Borge

El cambio es inminente
Imprimir

Un hecho atipico

Publicado en Viborianus

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

Atipicidad criminal

La curiosa como criminal atipicidad en nuestro país, nos invita a estas ideas, también lleva la intención de nutrir estos comentarios con nuestra interactividad, quizá el espacio resulte insuficiente para abordar a plenitud el tema, pero sí despierta abrir una investigación más profunda esta desquebrajante conducta púbica. Para justificar muchos acontecimientos del poder criminal, los servidores públicos con la responsabilidad, utilizan esta expresión: es un “hecho atípico”.

Las respuestas pierden originalidad y recaen en argumentaciones más bien justificadoras de la violencia. El diccionario define Atípico: 1. adj. Que por sus caracteres se aparta de los modelos representativos o de los tipos conocidos. En el derecho penal son atípicas todas aquellas acciones que no se adecuan a la norma penal prescripta por lo que no son punibles. Desde el punto de vista psicopedagógico podemos decir que atípico es un acto que no está basado en ningún modelo o tipo.

Pareciera, el abundante uso de esa expresión, el uso abusivo del término lo que provoca un tremendo desgaste, obliga a la pérdida del estado de excepción, su categoría de anomalía irregular, de un suceso diferente, el quebranto de lo común se ha degenerado. Ahora, nos recuerda un mundo al revés, en dónde el uso de la excepción se convierte en lo cotidiano, en la normalidad, en la habitual criminalidad, pues la costumbre del uso de la atipicidad se ha vuelto lo frecuente, el patrón de las respuestas oficiales.

¿Por qué los mexicanos nos hemos vuelto escépticos de las respuestas de los políticos, de las autoridades? ¿Por qué ya no les creemos? ¿Será por ese patrón de conductas ante los habituales sucesos criminales y su forma de justificarlos? Las víctimas, los ciudadanos con la afección directa, con la agresión del poder criminal, o bien los familiares de los caídos, no han encontrado respuesta de las autoridades responsables de impartir justicia en nuestro país. Por qué ese patrón de respuesta: “hecho atípico”.

Lo atípico… se ha vuelto no encontrar respuesta al reclamo de los agredidos y atracados; lo atípico… es no obtener respuesta en los derechos fundamentales de las víctimas; atípico… es el interés y el apoyo de los responsables de los derechos humanos para los martirizados; atípico… es recibir atención expedita y barata de las instancias impartidoras de justicia. Pues hasta para recibir atención por tu denuncia en las procuradurías te quieren bajar una lana, hasta con el combustible, una mañosidad (corrupción) convertida en una conducta de esos espacios.

Si revisamos las respuestas de los titulares responsables del equilibrio, de la armonía de los diferentes grupos sociales, pues encontraremos varias respuestas con ese patrón de justificaciones

Pensamos… les ha faltado un poco de cordura con las respuestas, la necesaria sensatez; aquí metemos una discreta propuesta: acaso no valdría más una expresión sincera, una respuesta valiente aunque dolorosa; quizá el mismo poder construye la altísima soberbia, la misma impide u obnubila el nivel de piso e imposibilita ver la pérdida del terreno, se elevan, pierden lo terrenal y entonces se crean diálogos con monstruos. Por qué no aceptar que el país está en un claro y profundo caos político, social y económico, pues se puede fácilmente recurrir a excepciones y comprenderla como una “situación de excepcionalidad”. ¿Cuesta tanto decirlo? ¿No habrá talante democrático? Con ello no se desmiente los esfuerzos para concebirla diferente. Claro, la intencionalidad no es suficiente, también queremos ver hechos. La congruencia entre lo dicho y realizado.

Ni podemos estar en contra de las excepciones, pero que no se conviertan en la cotidianidad. En todo espacio de la naturaleza se presentan y causan asombro, por su misma calidad. Todos, en cierta manera, tenemos participación en estos problemas, pero también concurren quienes tienen la responsabilidad institucional, sino oficial de combatirlo. Si pensamos… en el éxito, para alcanzarlo debemos partir de apartar esas expresiones fútiles, cuando todos conocemos la realidad.

El caso de Tlatlaya, es la segunda ocasión en la cual sucede de manera similar las ejecuciones extrajudiciales. Repetición de las mismas ejecuciones. Ya en su columna: PLAZA PÚBLICA, con el título de Matanza silenciada, Miguel Ángel Granados Chapa, denunciaba ese ocultamiento de las ejecuciones en el año de 2008. ¿Por qué querer engañar o encubrir esa reproducción de ejecuciones disfrazándolas como un caso de atipicidad? ¿Cuántos casos más de ejecuciones han recibido la misma respuesta, sólo hacen una criminal atipicidad.

PD.- Típico sería… estas tendiendo tu cama y te encuentras a Paulette. No en el nombre de la bebida, ¡Eh!

PD.- Típico… vas por el cementerio, se despiertan los zombies y nos ponemos a bailar thriller. Ahora en tercera dimensión.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.   Twitter:@viborianus   www.viborianus.com

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates