mar. Ago 16th, 2022

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

Propaganda de CJ por turismo.

Vamos a tratar de entender y transmitir cómo funciona la propaganda oficial en el “gobierno del cambio”. Nos llamó la atención, ayer por la mañanita, en nuestra cotidiana revisión de medios informativos la nota del portal lapoliticaonline.com, en su edición para México (13/07/2022).

La nota del portal fue titulada así: “Carlos Joaquín acelera para reemplazar a Torruco y promete mover Sectur a Chetumal en su primer mes”. Cuando la comenzamos a revisar la información contenida en esa nota le encontramos una serie de vacíos argumentativos y sin quién la firmara.

Partimos de que para que una información tenga validez y pueda ser creíble su contenido debe tener un sustento argumentativo objetivo: quién la escribe, quién declara sobre el contenido, cuándo sucedió y cuándo se dijo. Contener pruebas de los hechos y con los datos bien estructurados construirla a través del razonamiento lógico del autor que respalde su tesis.

La finalidad del propósito del autor puede ser probar o demostrar una idea, refutar la contraria o bien persuadir o disuadir al receptor de la información sobre determinados comportamientos, hechos o ideas, y por ello la argumentación implica la misma defensa del autor. Pero, no tiene autor… ¿será libelo un sambenito?

La nota informativa contiene apenas 5 pequeños párrafos, con 13 líneas en total. En ella el “enigmático autor” culpa a Miguel Torruco Marqués de una mala relación con empresarios hoteleros y turísticos, pero sí que Carlos Joaquín mantiene una “maravillosa” relación con esos empresarios.

Éste quizá sea el argumento predominante de la nota para querer desechar a Torruco de la Secretaría de Turismo y meter a Carlos Joaquín. Es decir, hablar mal del actual y expresar lindezas de a quien proponen en la nota.

Dice en la primera línea de la citada nota: “La Secretaría de Turismo se encuentra entre las administraciones del gobierno más golpeadas durante la pandemia de Covid”. Pues sí, pero, así como precisa le pudo suceder a cualquiera que la presida. Los factores externos no todos se pueden controlar y menos de ese tipo de circunstancia mundial.

La noticia no refiere que Carlos Joaquín haya declarado eso, ni cita a algún emisor de la información. Ni incluye que sea declarada por el supuesto vocero o algún funcionario de gobierno. Ningún empresario del turismo tampoco declara lo que se dice en esa propaganda.

La nota tiene más el tufo, la emanación, de una actividad propagandística de Carlos Joaquín, en su desesperada salida, cuando le faltan 71 días para abandonar Quintana Roo. Lo depravado es que ese tipo de propaganda o divulgación se realiza con los dineros del pueblo.

Y cómo se ve, así se puede entender, porque ayer mismo en otros espacios periodísticos también repitieron lo mismo. La misma tendencia de propaganda circuló en medios de La Ciudad de México, principalmente en columnas.

Obviamente… los espacios informativos oficiales y franquiciados de inmediato atendieron el llamado del patrocinio para difundirlo, ni que decir de los jilgueros del “gobierno del cambio” la orden fue difundir ese libelo propagandístico. ¡Cumplieron!

Los dos últimos párrafos de la nota parecen haber sido llenados con apreciaciones personales del constructor de la propaganda. Pues, su contenido nada que ver con los deseos personales del aspirante. Carlos Joaquín.

Desde luego el presidente AMLO puede desbaratar su gabinete a su antojo. Tiene esa libertad y poder de decisión. Tremendo mensaje enviaría a los quintanarroenses.

Pero, querer influir de esta manera nos parece muy falta de ética política. Además, muchos quintanarroenses se preguntan: ¿tendrá la autoridad moral y política para querer aspirar a ese cargo?

En Quintana Roo es grave la decepción y el hartazgo por este “gobierno del cambio”. Ningún otro gobernante había sido tan impopular y aborrecido como Carlos Joaquín. ¿Cuántas denuncias por los diferentes actos ilegales tendrá antes o al finalizar el 25 de septiembre su periodo?

PD.- “Estamos mal, pero vamos bien” (1991) Frase de propaganda popularizada por Carlos Menem en Argentina, ahora la usa Mauricio Macri.

PD.- Tanto han ridiculizado los quintanarroenses la frase del actual que vale repetirla: “El gobierno del cambio”.

www.facebook.com/viborianuscolumna

www.facebook.com/choco.chorus

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.