mar. Jul 16th, 2024

Viborianus

Victoriano Robles Cruz.

Cómplices y/o protectores. 

Ya teníamos en el tintero esta columnilla, pero con el relajo de las lluvias a partir del viernes 14, pues tuvimos que resguardarla de la humedad. Han insistido nuestros lectores en que tecleemos algo de ese caso. ¿Por qué el interés y él de nuestros lectores? Sencillo…por la cantidad de muertos y el grave ocultamiento de las cifras.

Inicialmente, todos supimos por los mismos testimoniales de los habitantes de la comunidad -vía las redes sociales- que el monto rondaba las 15 ejecuciones; sin embargo, luego se oficializó la cuantía y solamente se mencionó a un muerto y dos niños lesionados (https://n9.cl/ihjnf). 

No contentos con la cifra seguimos investigando y logramos encontrar que en la funeraria Gamero, el jueves 13 por la noche, se velaban a 7 cuerpos y en otra funeraria Campestre hacían lo mismo con 3 cuerpos. ¿Quién miente?

La cuestión es: ¿qué ganan las autoridades con ocultar las cifras reales? ¿Será una petición de las autoridades federales? ¿Serán acuerdos entre autoridades estatales y cuerpos delictivos? ¿Quién gana con el ocultamientos de cifras?

Mientras, los ciudadanos de la parte sur de Quintana Roo saben muy bien de los datos reales. La tecnología ha rebasado el inocente escamoteo de cifras de las autoridades estatales. Y luego, los testigos de los reales sucesos platican de la realidad con muchos temores. Difícil de hallar quien se atreva a confesar la realidad en este tipo de hechos delictivos.

Estos hechos sucedieron en el Gallito, una comunidad adentrada del municipio de Bacalar más cercana a la frontera con Campeche. Definiremos el encabezamiento: Protector en el diccionario dice: “adjetivo… Que por oficio cuida de los derechos o intereses de una comunidad”. “Cómplice: Participante o asociado en crimen o culpa imputable a dos o más personas”.

Esta otra hazaña necrófila de grupos delictivos que disputan territorios de Quintana Roo, aconteció en esa comunidad de El Gallito al amanecer del jueves 13 de junio. Varios muertos y muchos heridos fue el saldo (https://n9.cl/k8dvm). ¡Las autoridades ni niegan ni afirman…no informan! Y cuando lo realizan escamotean las cifras.

La comunidad tradicionalmente fue o es ocupada por familias tabasqueñas, que en aquel proceso de colonización emprendido por el presidente Luis Echevarría llegaron a esa región rural de Quintana Roo.

Ahora, trasciende, por diversas fuentes que esa comunidad es el asentamiento de los operadores de la familia Coronel -del Cártel de Sinaloa-, quienes -precisan- tienen el control de las pistas clandestinas de esa zona. En la nota del periódico https://diariocambio22.mx/ así se asienta.

Y la intervención armada fue por esa disputa del control, de las pistas clandestinas para el aterrizaje de las aeronaves con los estupefacientes. Ya sea para el trasiego local, nacional o internacional y para la recarga natural de combustible, para proseguir los vuelos a sus destinos. En esta disputa están presentes miembros del cártel de Los Caborca.

¿Qué tan fuertes son los vínculos de los cuerpos delictivos con el actual gobierno? Esa pregunta aún no encuentra repuesta y por el contrario las recientes acciones facilitan la interpretación de esa ligadura, lazos o ataduras.

PD.- Sólo hay represión y criminalización a los consumidores, mientras las fuerzas represivas siguen compartiendo el negocio (https://n9.cl/5p1fi). En los barrios se sabe que las fuerzas nacionales dominan una parte del negocio y que la policía custodia bunkers que le responden a sus cajas de recaudación”.

www.facebook.com/viborianuscolumna

www.facebook.com/choco.chorus

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *