lun. May 23rd, 2022

*¿Cuáles intelectuales?*

Javier Livas | Tomado de ELNORTE.COM – 16 Abril 2022

*¿Cuáles intelectuales? Los que se ostentan como sabelotodo de la política, pero se lucieron como temerosos y pusilánimes*.

Los considerados por muchos mexicanos como la crema y nata de los comunicadores resultaron ser mercenarios de las letras y noticias; usufructuando la libertad de expresión, terminaron siendo demócratas de cubículo.

Se destaparon como protectores del statu quo -de los poderosos enchufados- y no dudaron en mentir descaradamente para congraciarse con sus mecenas.

Se ostentan como hombres y mujeres libres, pero se autocensuran porque tienen dueño.

Se han ganado la medalla de traidores a México. No tienen vergüenza porque viven en su mundo aparte, con su pedantería insufrible y su dieta asegurada.

Escribir y comentar es su modus vivendi, pero su agenda verdadera la mantienen bajo siete llaves.

Sus nombres circulan por todas partes. Sorprendieron con su postura antidemocrática. Exigieron no salir a votar. Lo paradójico de su ilógica postura es que terminaron fortaleciendo al mesías tropical, al populista de izquierda que tanto critican.

Lo más decepcionante es que engañaron con viles mentiras. Inventaron argumentos falaces con tal de que sonaran creíbles. Su mala fe funcionó. La gente los tomó como referencia y cayó (y calló) redondita. Hasta notables demócratas de décadas fueron arrastrados.

Que todo era una farsa. Falso. Que a minuto por votante era numéricamente imposible ganar. Falso. Que no había casillas suficientes. Falso. Que el origen de la consulta era ilegal. Falso. Que con las ventajas del Presidente era imposible ganar. Falso. Que el INE estaba en contra de la consulta. Falso. Que era una ley retroactiva. Falso. Que lo elegimos por “seis años”. Falso.

El público quedó indefenso. No se trataba de una opinión aislada, era una marabunta advirtiendo el peligro de acudir a votar, porque sería hacerle “el caldo gordo” (whatever that means) al Presidente. Hasta la trampa de gritar “trampa” tuvo sus incautos.

Andrés hizo lo que esperábamos. Sacó a su gente a votar, usando todo tipo de ilegalidades. Pero su techo fue, como era previsible, 15 y pico millones de votos. Necesitábamos que Andrés hiciera sus chapuzas, no sé si me explico, para completar el quórum vinculante.

Pero nuestros genios de la pluma nunca vieron eso. Su popularidad anda en 70 por ciento, dijeron. Pronosticaron mal y erraron peor.

Con tan sólo el voto de un poco más de la cuarta parte de los abstencionistas hubiéramos ganado la vinculación para que Andrés fuera removido del puesto. Ahora, a batallar de nuevo se ha dicho.

México está dominado por historiadores. Venden cuentos. Tienen la vista puesta en el pasado, igual que su némesis Andrés. Les importa poco el País que la ciencia y tecnología nos podrían dar. No programan un control remoto de TV, mucho menos una computadora.

Por eso nuestro País camina hacia atrás con la iniciativa de YSQ y los paralizantes temores de sus críticos sistemáticos.

La verdad, estoy hastiado de sus rollos insufribles. Se esconden tras la prudencia para no enfrentar la verdad. Pasó en 1986 cuando el fraude en Chihuahua. Se hicieron tarugos colectivamente. Hoy estorbaron, siendo que el Estado de derecho está en la ruina total.

El Presidente actúa fuera de la ley y no le dan importancia. Teniendo la oportunidad dorada de fusilarlo con votos, se abstuvieron de jalar el gatillo.

Resultado: el susodicho se autoproclama campeón de la democracia participativa gracias a ellos.

Además de Catón, hay dos excepciones dignas de elogio: Juan Enríquez Cabot y Carlos Gershenson. Estos dos últimos piensan correctamente porque son expertos en sistemas complejos.

Ambos estuvieron en favor de votar, pero advirtieron que sólo funcionaría si todos jalábamos parejo. En vez de escucharlos, peor se aferraron los promotores del abstencionismo y nunca rectificaron.

Le dedico mi artículo a mi sección 409 en la Col. Jerónimo Siller de San Pedro que -de acuerdo con mis propias investigaciones- tuvo el récord nacional de porcentaje de votos revocatorios con casi 88 por ciento. Ah, con un voto nulo y una mentada para YSQ. https://elnorte.com/OQQLOn

javierlivas@gmail.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: