jue. Abr 18th, 2024

Viborianus

Victoriano Robles Cruz.

Sarcófago para tres. 

En la columnilla anterior utilizamos el concepto de la innovación para tratar de comunicar la ilógica y desatinada -hasta quizá irresponsable- conducta de la mayoría de los gobiernos morenistas luego de su inobjetable triunfo. La falta de resultados y la presencia de corrupción, es el reto.

Pues… hoy, casi similares conductas asumen los dirigentes de los partidos derrotados. Muy ufanos salen a repartir culpas sin asumir sus propias responsabilidades. Todos son culpables, menos ellos. Cuál tradicional político respondieron a la vieja usanza para conservar el patrimonial cargo en su partido.

Minimizaron la derrota del Estado de México y todos se treparon en la victoria de Coahuila. Ni uno tuvo alguna pizca de autocrítica por los resultados negativos. Los tres derrotados asumen el papel de Volodímir Zelenski, presidente de Ucrania, país que ni ejército tiene; pero, dice que va ganando la batalla contra Rusia. Y los medios occidentales le acompañan en esa mentira.

El menos parlero fue Dante Delgado (https://reforma.com/LB4Qnr), quien rechazó ayer sumarse al proyecto de “Va por México”. Han fracasado una y otra vez y quieren que nosotros nos subamos al Titanic. Eso no es posible. Nos quieren a nosotros de violinistas en su orquesta imaginaria”.

Este es otro ejemplo de la ciegues política entre muchos personajes de viejo cuño y del nuevo ascenso. Independientemente de la geometría política de cada fuerza partidaria.

Ya están dentro de sus sarcófagos, pero aún son incapaces de verlo. Son olientes cadáveres, pero la hediondez no la perciben. Su sensibilidad corporal la perdieron.

A la derrota le ponen el sabor de la victoria (sólo que sea cerveza). Qué grave incongruencia. El absurdo en el mejor sentido político. Los disparates inundaron ayer lunes los diferentes medios de información. Aunque vale la pena precisar que el PRI ha sido el mejor ganador… de Embajadas. ¡Quizá eso celebran!

Esta es parte de los efectos de la soberbia. El individuo cambia para sí mismo. Los atrapa, los envuelve de un manto de altanería, los eleva a las alturas y ni voltean a ver hacia abajo. ¡A los votantes!

La soberbia, primogénito del infierno, inmundo y vil, es cabecilla y capitán entre las iniquidades. Generalmente piensan que su camino es el correcto, el único camino, el mejor camino. Desprecia a los que tienen menos educación, riqueza, refinamiento y menos éxito que ÉL.

Sin rastro de moral, ni de ética, ayer pidieron entrevistas a todos sus repetidores para justificar la derrota (https://n9.cl/rxv4t). Tradicionalmente anunciaban su renuncia a la dirigencia de partido luego de tan grosera derrota. Pero, no fue así.

Uno de ellos hasta se enojó con quien siempre ha contribuido (https://n9.cl/f8xq9): Con Joaquín López Dóriga. Veamos: ¿Y por qué se enojo @MarkoCortes? El Salón de los Pasos Perdidos.

Esos partidos políticos han dejado de tener esencia, aquella institución que intermedia los intereses de la sociedad frente al Estado, para convertirse en un simple vehículo electoral… de los dirigentes. ¡Los pocos privilegios, solamente para los caciques partidistas!

No tuvieron convocatoria el pasado domingo, no pudieron llevar a las casillas electorales a sus “simpatizantes”. Llegaron a votar alrededor del 50 por ciento. Y en esta cifra caben todos los partidos participantes.

Nos atrevemos a pronunciar que quizá la mayor expresión del deterioro político de estos actores públicos sea la distancia cósmica con cualquier tema vinculado a la ideología. !Nunca la hubo!. Actualmente los sondeos de opinión marcan la forma de conducirse de los políticos y las ideologías de los partidos pasan a un segundo término.

Las repúblicas se alimentan de ideología.

Lucen en los sarcófagos tres personajes, pero sus gemelos cantan la victoria y asustan a cualquier infante.

PD.- Les moldean un mausoleo comunicacional. Pero un mausoleo sigue siendo una tumba.

www.facebook.com/viborianuscolumna

www.facebook.com/choco.chorus

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *