jue. Abr 18th, 2024

Viborianus

Victoriano Robles Cruz.

Ni inmutación ante la barbarie.

Queremos retomar las palabras de uno de nuestros tres lectores para que tratemos de observar el daño que ha producido en nuestra sociedad -a todos nosotros- la barbarie de las cotidianas ejecuciones en Quintana Roo. ¡Ya no produce alguna alteración ver a la persona moribunda! ¡Terrible enajenación!

El hecho: El día 14 de junio por la noche (luego de las 20:00 horas), sicarios ejecutaron a una persona en la conocida 5ª Avenida de Playa del Carmen. En ese reparto de balazos salieron 2 personas heridas de procedencia extranjera.

El acontecimiento fue luego recreado por otro transeúnte por la vía del video desde un celular, el cual vía anónima llegó a la redacción de Viborianus.

En él vemos a una persona herida, pero allí podemos observar la indiferencia de quienes circulan alrededor del herido sin algún sobresalto, sin alguna reacción…nos tragamos el sapo sin hacer gesticulaciones. ¡Ni se inmutan ante la barbarie! 

Mientras, la madre aterrada con sus dos bebes llorando se esconden a la orilla, en la banqueta, a un lado del padre, quien esta herido. Tremendo drama vivieron en su experiencia turística por tierras de Quintana Roo.

También hemos sido, como quintanarroenses, copartícipes de la barbarie cotidiana que nos asuela, ya no sólo en centros turísticos sino también zonas tradicionalmente de población mayaparlantes.

Somos coparticipes con nuestro silencio para la denuncia, para exigir, para reclamar mejores momentos de bienestar. El mutismo o la mudez también es pecado (yerro) de todos los quintanarroenses por aterradora omisión. ¡Estamos perdidos!

Ya ni los organismos más afectados levantan la voz. Allí donde acontecen estos homicidios dolosos. ¿Dónde quedaron las organizaciones de hoteleros? ¿Dónde han permanecido los órganos de las cámaras empresariales? La mudez embarga a los organismos de alimentos y bebidas. ¿Dónde se guardan las organizaciones no gubernamentales? ¿Y qué decir de los representantes populares conocidos como diputados? ¿Qué hacen los gremios sindicales?

Estamos, todos los quintanarroenses, recorriendo una etapa en la cual las acciones que deberían ser excepcionales -la excepción- las comenzamos a ver con indiferencia.

Banalizamos está barbarie de los homicidios dolosos, y a veces, vemos como hasta las autoridades las aceptan, cuando deberían ser inaceptables para todos. ¡Contimás para ellos!

Avalamos con nuestro silencio y con nuestra pasividad, un contubernio que lesiona a nuestra sociedad, a los sectores generadores de recursos. ¿Qué hacen las autoridades para la prevención de estos delitos? ¿Cómo los sanciona, quién los castiga?

Cada vez son mayores los turistas extranjeros quienes engloban el catálogo de víctimas de esta barbarie sangrienta en las principales calles y avenidas de los centros turísticos por excelencia. Pero, no vemos medidas preventivas ni correctivas para acabar con este flagelo que destruye, poco a poco, los destinos turísticos de Quintana Roo.

¿Qué nos pasa? ¿Por qué no ser intolerante ante la barbarie? Quizá sea necesario administrar o suministrar una pequeña dosis de intolerancia como señala el filósofo esloveno Slavoj Žižek en su pequeño texto: En defensa de la intolerancia.

¿Por qué nosotros, como sociedad hemos llegado a ser tolerantes ante esta barbarie sanguinolenta? ¿Por qué, quienes tienen la responsabilidad institucional, han llegado hasta estos extremos de tolerar la cotidiana barbarie sangrienta? ¿Qué nos pasa como sociedad y como ciudadano para tolerar estas anormalidades, estas execraciones?

Y todo tan normal. No nos cuestionamos ni un segundo el hecho de que la mal llamada austeridad republicana nos empuje hacia la miseria más absoluta, y vemos absolutamente lógico que empresas ajenas Quintana Roo realicen obra, mientras las nuestras pasan brutales necesidades.

De todos nosotros, de usted, depende seguir viviendo en su burbuja de confort o, por el contrario, aportar su grano de arena contra esta avalancha de tolerancia homicida.

¡Ojalá… y no lleguemos hasta aplaudir a la bota que nos machaque!

El sexenio de la Herencia Maldita dejó al menos 3 mil 600 homicidios. Ahora, según información, para el año 2023, del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública con corte al 31 de mayo 2023 existe un registro de 666 homicidios.

PD.- “Hay un límite más allá del cual la tolerancia deja de ser una virtud”. Edmund Burke. (1729-1797) escritor, filósofo y político irlandés.

www.facebook.com/viborianuscolumna

www.facebook.com/choco.chorus

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *