mar. May 21st, 2024

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

La enfermedad de las desigualdades. 

Esta alarmante presencia de enfermos de DENGUE en Quintana Roo ha provocado la columnilla de hoy. Ya el miércoles pasado en nuestro espacio virtual “El Hervidero” conducido por el periodista Elder Vega Martínez hicimos la primera mención sobre este fenómeno, la enfermedad de privados, de los de más carencias, de los abandonados por la sociedad y gobierno.

Las estadísticas oficiales de la Secretaría de Salud presentan el temible problema. Las cifras del Panorama Epidemiológico de Dengue que comprende hasta la semana 22 de 2023 (al 5 de junio 2023). Es la información más reciente de la institución de salud en nuestro país.

Muy clarito leemos en esas tablas informativas que “El 77% de los casos confirmados corresponden a Quintana Roo, Yucatán, Colima, Guerrero y Tabasco”. Y a la vez, Quintana Roo mantiene el liderazgo en el país -según la Tasa de Incidencia-, tres veces mayor la tasa que la del ocupante del segundo lugar: Yucatán.

En todo el país se contabilizan 5 muertes por esta perniciosa enfermedad y Quintana Roo también tiene el liderazgo con 3 muertes, le siguen Oaxaca y Nayarit con un caso cada uno.

En una de las tablas del DENGUE, la de Quintana Roo, colorea en el alarmante rojo las dos regiones municipales con mayor incidencia: Benito Juárez, donde se asienta Cancún y Othón P. Blanco, en él reside la Capital del estado. Con una gran diferencia, en la Tasa, entre ellos, de más del doble (41.87 vs 20.25).

Ocupan, por esta Tasa de incidencia, el tercer y cuarto lugar: Isla Mujeres y José María Morelos. Y la geografía estatal está dividida en 11 regiones municipales. ¿Por qué el descuido en estos municipios?

Resulta obvio decir que los cinturones de desdicha en los municipios señalados con graves incidencias son principalmente los colectivos sociales afectados. Claro, es probable que los colectivos de menores riegos son quienes viven con mejores comodidades. Con estos calorones, pues, cierran sus ventanas y activan su aire acondicionado. Pero…

Quienes padecen el DENGUE surge de ese porcentaje importante de la población que no tiene acceso a servicios básicos, como el suministro regular de agua y no tiene espacio para almacenarla adecuadamente y vive en condiciones ambientales no aptas.

Mientras sigan existiendo estas condiciones de marginación, de exclusión, de desamparo de muchos quintanarroenses los casos de DENGUE continuarán. Y, cierto, los pobres seguirán siendo los más perjudicados.

Quizá Flavio Carlos Rosado, Secretario de Salud y Director General de los Servicios Estatales de Salud aún lo le dejan tomar el mando de los recursos para prevenir este tipo de enfermedad epidemiológica. Cada año le dedica el gobierno federal enormes cantidades para la prevención y fumigación de moscos. ¿Dónde irán a parar?

Recordemos que los moscos, en sus distintas variedades, producen las enfermedades del Dengue, Zika y Chikungunya, entre otras.

Pero, además es más barato asumir medidas preventivas que las correctivas. Las atenciones en los hospitales y de tantos enfermos resultan obviamente más caras que establecer estrategias de prevención. ¡Más vale prevenir que curar!

Recuerdo… anteriormente la Secretaría de Salud realizaba campaña de recolección de cacharros. Salían para las diferentes colonias, brigadas bien organizadas, para recoger todos esos cachivaches donde pueden crecer las larvas de los mosquitos en las diferentes colonias sobre todo antes de la temporada de lluvias. Hoy, ya ni pasan los de Vectores al domicilio para revisar patios y evitar focos de infección. También fumigaban por las mañanas y tardes alternando las colonias para reducir los riesgos.

¿Por qué ese secretario no ayuda a la población? ¿Sin empatía social?

PD.- “Cuando se está en medio de las adversidades, ya es tarde para ser cauto”. Séneca (2 AC-65) Filósofo latino.

www.facebook.com/viborianuscolumna

www.facebook.com/choco.chorus

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *