dom. Jun 23rd, 2024

Viborianus

Victoriano Robles Cruz.

Mal 2023 para quintanarroenses.

Siempre al inicio de cada año viene lleno de buenos propósitos. Al igual acontece con los tiempos de campaña, promesas y decálogos de buenas intenciones de candidatos y muchas veces de gobiernos. Que por lo regular nunca se cumplen y, en el mejor de los casos… a medias. Pero nunca en contra, como ahora sucede con los quintanarroenses.

Los ciudadanos y las familias a fin de año solemos concebir buen listado de saludables intenciones. Sólo en Quintana Roo no son así las cosas. Por el contrario, -estamos pendientes de por dónde viene el otro madrazo a la economía familiar- y así recibimos 2024: nos encontramos con graves golpes a la economía familiar; la del agua potable,  las licencias de conducir y despidos laborales, entre otros.

Y las expectativas para 2024 generan una serie de incertidumbre ciudadana, pues no saben por dónde vendrá el siguiente cargo para los quintanarroenses. Mientras a nivel federal el gobierno del presidente AMLO promueve incentivos fiscales para los ciudadanos y atiende primero a los sectores más necesitados, en Quintana Roo es el revés. Una política antinatura. ¡Qué nos pasa!

¿Quiénes los beneficiarios de este ataque a los quintanarroenses que puede adquirir la denominación de surrealista y kafkiano? Con tanto esquilmar al pueblo de Quintana Roo ¿quiénes recibirán estas exageradas cuotas de las licencias de conducir, del agua más cara de México y qué será de las víctimas de los despidos laborales?

¿Por qué esta cruel avaricia? ¿Habrá otra sutil manera de denominarla? Hay quienes aseguran que detrás de estos apocalípticos aumentos y despidos está la mano de un seudo embajador. ¿Será cierto que aún no suelta su batuta? ¡Los panistas tienen esa costumbre!

Lo que sí es una realidad es que este tipo de exabruptos contra la familia quintanarroense ya produce angustias y ansiedades entre los ciudadanos por el sorpresivo fin de año 2023 y éste patético inicio, con cuotas por encima o superiores al 100 por ciento comparadas con las del año pasado. ¿Les faltará dinero para las campañas…parece que sí?

La versión Milei de la Argentina la estamos padeciendo los quintanarroenses. ¿Querrán que las ollas queden vacías en los hogares? Quizá los cacerolazos no los veamos, pero si es desatinada, por no decir muy absurda tal política de aumentos para los ciudadanos quintanarroenses.

Hace falta, en ese equipo, alguien con coherencia y virtudes políticas para enderezar el peregrinaje del timón. Además, por qué revictimizar a los ayuntamientos quitándoles esas facultades (115 constitucional), realmente justas y necesarias. ¿Qué otras cosillas o perversidades oculta esa decisión impositiva del congreso?

Ahora, con respeto al cobrador Rodrigo Alcázar, los ciudadanos se preguntan: ¿Qué tanta corrupción contiene en su interior ese famoso Instituto de Movilidad de Quintana Roo (IMOVEQROO)? Obviamente, los conductores piensan que ese IMOVEQROO está muy corrompido y nicho de los antropófagos del PVEM. Nos preguntamos: ¿por qué los ciudadanos piensan tremendas cosas de ese nicho IMOVEQROO? ¿Sabrán cosas que nosotros desconocemos? También nos cuestionamos: ¿Por qué Morena continúa siendo rehén de los aplicados alumnos del Niño Verde?

La nota de elrumbodelcaribe.com.mx dice “el titular de IMOVEQROO, Rodrigo Alcázar Urrutia, está dedicado a recaudar recursos económicos sin límite puesto que a su paso como director de Tránsito y de Transporte, así como de Vialidad en el municipio de Benito Juárez, se hizo famoso por la gran corrupción que imperó en esas instancias municipales, así como el cobro de cuotas y extorsiones que se institucionalizaron”.

El espacio se nos acabó, nos vemos mañana…

PD.- “La codicia arraiga hondo y crece con raíces más perversas que la lujuria, flor de verano”. William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico.

www.facebook.com/viborianuscolumna

www.facebook.com/choco.chorus

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *