jue. Abr 18th, 2024

Viborita

Victoriano Robles Cruz.

Burócrata y Político (II). 

Debemos esta segunda viborita a la inquietud de nuestros cuatro lectores. Al igual, el agradecimiento para ellos por sus provocaciones. Uno, me retó a colocar los nombres de los burócratas con intenciones de ser políticos. Otro, me cuestionó sobre los efectos de realizar ese “paso de la muerte” (así se denomina en la charrería al paso de un caballo a otro bronco corriendo a galope dentro del ruedo) (https://www.youtube.com/watch?v=WthNisjBNu8). ¡Trasladarse de burócrata a político!

Vamos a tratar de responder si herir susceptibilidades. Primero… colocar los nombres de quienes intentan realizar esta suerte charra, pues son muchos y el espacio no daría para colocar nombres y tampoco es la intención de la columnilla. Pero tanto ellos como nuestros inteligentes lectores los conocen. ¡Hay sus excepciones y son muy valoradas!

Segundo… Claro que tiene consecuencias estos experimentos. Veamos…por un lado cierra las legítimas oportunidades a quienes desde la creación del partido político vienen haciendo “escoleta” y suelen ser menospreciados por no simpatizar con quienes se apropiaron del poder de las decisiones dentro del partido.

Hemos sido testigos de estas naturales manifestaciones de quienes son marginados por las decisiones políticas, pero sin tener el consenso de quienes han construido ese partido. Y algunos corresponden a partidos parásitos del partido en el poder. La soberbia se impone. No hay autocrítica.

Los menospreciados son quienes salieron domicilio por domicilio en búsqueda de la construcción política. De quienes con su activismo político fueron los seductores de los ciudadanos para tener esa base social que hoy otros lucran. De quienes anduvieron en la pega y distribución de carteles en los diferentes espacios públicos.

Ese desdén, ese desaire, ¿y por qué no? ese ostracismo político o destierro, luego cobra la factura muy evidente y feo. Por el arruinamiento de la opción partidaria. Y para entonces ya no funciona la reversa.

Y, ya para concluir, así, de igual manera lo hicieron en el partido hegemónico por décadas y que ahora sufre esas consecuencias. Por el indudable olvido y/o menosprecio y, en momentos hasta humillante arrinconamiento de sus legítimas bases políticas. ¡Autodestrucción!

PD.-  “El soberbio es siempre el más inteligente, el más astuto y el menos ordinario de los seres que se mueven por las autopistas del planeta. Si alguna vez habla de su “pobre persona”, lo hace únicamente para fingir una humildad que no tiene, para suscitar una simpatía que en el fondo le será siempre negada”. Del Principito. Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944) escritor, poeta, periodista, aviador francés.

www.facebook.com/viborianuscolumna

www.facebook.com/choco.chorus

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *