mar. May 21st, 2024

Viborianus

Victoriano Robles Cruz.

Barbarie en el ocaso.

Estamos siendo testigos de una difícil etapa humana. Quizá como nunca en los últimos 75 años. Un deterioro avasallante, aplastante, de los principales valores humanos. Y lo curioso y llamativo es la increíble indiferencia de la inmensa mayoría de la humanidad. En Quintana Roo, también suceden cosas crueles e inhumanas.

La barbarie, el bestialismo, lo animaloide, se asienta en nuestros territorios y en nuestras sienes con plenitud y ni parece que estuviera sucumbiendo nuestra sociedad.

Claro, lo macro incide en lo micro, si nos referimos a lo social. Pero al igual proviene de otro fenómeno que está aconteciendo en el mundo. El imperio sucumbe se va agotando.

El imperio para predominar traza, construye los conflictos, las guerras. La sociedad deja de creer en las instituciones. y esto es consecuencia de su conocimiento de la grave corrupción, que deambula en todas las sociedades.

Se imponen las perversiones, imperan los placeres, hasta la gula. Aparecen las denuncias de las malversaciones de los fondos públicos, responsabilizando a quienes ocupaban esos cargos. Surge la incredulidad hacia esos personajes públicos por su pasado y presente corrupto.

Están fallando los valores, las convicciones y los principios. En un comienzo se oponían a la violencia; la censuraban, les incomodaba. Ahora se les olvida la violencia, como si no existiera. Se ha perdido el respeto a la autoridad, en ese sentido la disciplina, como tal, se desvanece.

Eso sí, una minoría se ha enriquecido, con los mayores y mejores vicios. Otros continúan haciéndolo. Tan deteriorados están los valores que para muchos son hasta ejemplo a seguir. En su mayoría incultos y sin valores representativos.

¿Cuántos años llevamos con el lastre de la grave corrupción? ¿Cuántos años más vamos a ser capaces de soportar en nuestra aparente comodidad? ¿Esperamos la miseria material y moral? La culpa de la caída de los Imperios siempre ha sido responsabilidad de su propio detrimento, de su degeneración. ¡De su interior!

Hemos perdido las costumbres tradicionales, ya no se venera a los Dioses, ni se honra a los padres, no se respeta a los ancianos y las leyes no las obedecen. ¡Basta la corrupción para dominar a las Leyes!

Eso sí, las nuevas ocupaciones son las Guerras. Algunos se distraen en las mafias deportivas. Jugamos a las Guerras en nuestros dispositivos electrónicos y permitimos a los menores hacerlo sin alguna consecuencia. ¿Malemadrísmo paternal?

En las cajas idiotizadoras nos alimentan de los conflictos entre las naciones. Siempre con fines propagandísticos provenientes del decadente Imperio. Enalteciendo su rol belicista.

Ahora tenemos conflictos bélicos en Ucrania y Rusia. En Israel contra los palestinos. Además de otros, los alentados por los Estados Unidos en el mundo. En ambos conflictos son enormes las cantidades de muertes. ¡La economía de guerra sigue próspera!

En nuestro continente, un joven estadounidense es presidente de Ecuador y asaltó con lujo de violencia la soberanía mexicana, metiéndose a la Embajada en Quito. ¡Locura!

En Sídney un loquillo atacó con un cuchillo a varios ciudadanos australianos e hirió a una decena. Al día siguiente un adolescente hirió a un obispo y a un sacerdote cristianos durante un servicio religioso.

En nuestra entidad, Quintana Roo, no está exenta de violencia. En la segunda semana del mes de abril se registraron 7 ejecuciones sólo en Cancún. Lo tenebroso de la violencia la observamos con los datos de que la semana pasada, se iniciaron mil 30 carpetas de investigación, y sólo se lograron 41 vinculaciones a proceso y se obtuvieron 8 sentencias condenatorias por esa diversidad de delitos. REPETIMOS…LA BARBARIE ES EL OCASO. ¡Hacía allá vamos o ya estamos!

PD.- “Los bárbaros son los que consideran que los otros, porque no se parecen a ellos, pertenecen a una humanidad inferior y merecen ser tratados con desprecio o condescendencia”. Tzvetan Todorov. (1939- ). Profesor, filósofo, lingüista, historiador y crítico literario francés de origen búlgaro.

www.facebook.com/viborianuscolumna

www.facebook.com/choco.chorus

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *