mar. May 21st, 2024

Viborianus

Victoriano Robles Cruz.

Estrafalario y ridículo embate.

El fin de semana recorrimos diferentes espacios, reuniones con colegas y compañeros muy profesionales. Desde luego, también surgen en estas tertulias las especulaciones. También las presentaremos con la acotación. El propósito fue pulsar los momentos electorales que vivimos en Quintana Roo.

Allí pudimos recoger la percepción ciudadana de los acontecimientos mas presenciales y con grave tendencia por su continuidad.

Y sobresale inmediatamente, casi por unanimidad, en todas las pláticas. La confesión o revelación del embate político y mediático del aparato oficial contra los candidatos y sus equipos opositores en innegable geografía.

Obviamente, estas embestidas y agresiones hacen deducir la debilidad de los mismos candidatos oficiales. Los candidatos impuestos para senadores, diputados y tres alcaldes su debilidad los identifica. La ausencia de liderazgo es notable, no crecen en la percepción ciudadana. Con pasado tan incomprensible, sin resultados, como caligulesco. Aturdirlos… para incidir con su pretendido candidato o candidata.

El oficialismo actúa con todo cinismo e impudor. ¿Qué buscan?  Pues…muy sencillo pretenden atontar a los indecisos, a los simpatizantes y militantes de los candidatos de la oposición. Utilizan el aparato estatal para desprestigiar a los adversarios.

¿Qué tanto éxito puede llegar a tener este estrafalario y ridículo proceder con todo el poder que ofrece el aparato estatal?  Al parecer están construyendo víctimas y mártires. Ese parece ser el mayor riesgo, sobre todo en espacios como el municipio de Solidaridad.

Todavía creen que los ciudadanos somos muy pazguatos (bobos o papanatas), así piensa en Quintana Roo ese poder político. Mientras a nivel federal, en cada mañanera, el presidente AMLO habla de las bondades del conocimiento político de los mexicanos. Los enaltece como sensatos e intuitivos para cuestiones de la política. ¿Por qué en Quintana Roo lo contradicen? Al menos implícitamente.

No es la primera vez que desde el aparato de gobierno utilizan estas perversas prácticas. Tienden emboscadas, construyen panfletos virtuales, dimensionan algún yerro de la oposición, propalan misteriosas mentiras, alteran los momios de las encuestas, sufragan reportajes con resultados favorables para sus candidatos y andan a la cacería de posibles inconformes para sumarlo con espectáculo mediático. ¡El PODER lo tienen!

Abandonados están las candidatas de Othón P. Blanco y de Felipe Carrillo Puerto, por igual sucede con José María Morelos. Mientras todo el aparato Verde y Moreno trabaja contra la reelección de Lili Campos en Solidaridad. En entrevista con el colega Julián Santiesteban suelta sin temores los provocados dolores.

El principal aspirante oficial al Senado no crece en sus periplos ciudadanos. Hasta ahora, en tiempos electorales lo sacaron para que le diera el sol. Los quintanarroenses ni lo conocen. Ni que decir de la supuesta indígena que le acompaña.

Mientras el adversario que viene creciendo, es muy conocido…Roberto Palazuelos. Deambula por parques, mercados, comederos de bocadillos, reparte café tempranito para trabajadores en su viaje al centro laboral.

La especulación: nos confiaron que desde ese mismo poder intromisor ya se analiza o revisa la posibilidad de sustituir a uno o dos de los impuestos candidatos en virtud de la posible derrota. ¡Ya veremos! 

Las cuentas ya no le salen bien. Pues no basta el natural arrastre del líder moral de ese movimiento, el presidente AMLO, para sacar los votos para varios candidatos. Y el desprestigio por corrupción del gobierno local no suma. Si continúan los mismos la victoria no será completa. El carro completo se desarma en el camino.

PD.- “Quien procede injustamente es más desgraciado que la víctima de su injusticia”. Demócrito de Abdera (vivió entre los siglos V y IV a. C.) filósofo y polímata griego.

www.facebook.com/viborianuscolumna

www.facebook.com/choco.chorus

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *